Paulatinos, pero resultados se ven reflejados: Puente Colombia


bc5672da79ce654_10bad0e9967a94ad5fbd132c580b966b-2Por: T21.com.mx

En los tres mil 152 kilómetros de frontera que comparten México y Estados Unidos hay 25 puertas de entrada y salida exclusivas para el cruce de carga. De ellas, el Puente Internacional Colombia-Solidaridad cuenta con una historia opacada y una reputación no muy grata. Sin embargo, sus administradores han trabajado para cambiar esta situación y los resultados, aunque paulatinos, se han visto reflejados.

Construido durante el sexenio del entonces Presidente Carlos Salinas de Gortari, se ha topado en su camino con la cercanía al Puente III de Comercio Internacional de Nuevo Laredo, el más transitado del país, con el que ha competido para atraer tráfico de carga. Además, ha tenido que lidiar con problemas de inseguridad que se han suscitado para la carga que ahí transita y que es una preocupación generalizada entre transportistas, importadores y exportadores.

La administración de este puente, la Corporación para el Desarrollo de la Zona Fronteriza de Nuevo León (Codefront), desarrolló y ahora aplica un plan de trabajo en el que su meta es incrementar las operaciones de comercio internacional y, a su vez, la instalación de empresas manufactureras en su espacio territorial.

Para combatir los robos a la carga y dar seguridad a la industria exportadora e importadora se han edificado puestos de la Marina, Ejército, Policía Federal y estatal, dentro y alrededor de este recinto.

Esto le ha permitido a Hugo González, Director de Codefront, realizar “excursiones” con empresarios y ejecutivos para mostrarles los cambios que han transcurrido en Colombia. En estas visitas se reúnen con autoridades militares, policiacas y aduaneras, con agentes aduanales y, de manera comercial, muestra las oportunidades que existen para instalar infraestructura y realizar actividades industriales.

Su mensaje bandera ha sido que por este puente las empresas no tardan lo que en otros para realizar sus cruces fronterizos, tales como en Nuevo Laredo, que el promedio se encuentra sobre las dos y tres horas, y un máximo de siete en horas pico.