PIB de EU decepciona nuevamente


crecimiento-3

Por: Mexsport.com

En el segundo trimestre (abril a junio) el Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos aumentó 1.2% en términos anualizados y corregidos de variaciones estacionales, según cifras difundidas por el Departamento de Comercio.

Esta apática evolución, muy inferior al crecimiento medio registrado entre el 2012 y 2015 (2.2%), sorprendió a los analistas, que se mostraban mucho más optimistas y preveían un alza de 2.6 por ciento.

La divulgación de los datos tiene lugar en pleno debate sobre el vigor de la economía estadounidense entre el candidato republicano a la elección presidencial de noviembre, Donald Trump, y su adversaria demócrata, Hillary Clinton.

Otro dato inquietante: el departamento también revisó a la baja sus datos del primer trimestre a 0.8%, contra 1.1% anunciado inicialmente, esbozando así un panorama de enlentecimiento de la economía estadounidense.

La primera economía del mundo se sostuvo, sin embargo, en el segundo trimestre gracias a su motor tradicional, el consumo de los hogares, que experimentó un fuerte aumento de 4.2% y una clara aceleración respecto del primer trimestre de 1.6 por ciento.

VENTAS SE DISPARAN 6.8%

Los estadounidenses se abalanzaron en particular sobre los bienes de consumo, cuyas ventas se dispararon 6.8%, es decir, el crecimiento más fuerte de los últimos seis años. Su apetito por los servicios también se incrementó en relación con el trimestre precedente 3 por ciento.

Otra buena noticia: el comercio exterior, que los meses anteriores había afectado el crecimiento del país a causa de la valorización del dólar, contribuyó positivamente en el segundo trimestre.

Las exportaciones aumentaron 1.4% (en contraste con una caída de 0.7% en el primer trimestre), mientras que las importaciones continuaron cayendo 0.4 por ciento.

Estos buenos datos en materia de comercio internacional parecen mostrar que la incertidumbre generada por la votación del 23 de junio en favor de la salida del Reino Unido de la Unión Europea aún no ha llegado a las costas estadounidenses.

La Reserva Federal (Fed) ya se había mostrado tranquila el miércoles pasado sobre el impacto del Brexit cuando aseguró que los riesgos económicos a corto plazo para Estados Unidos habían “disminuido”.