La revolución del warehouse alcanza a la logística


Por: T21.com.mx

La llamada 4a revolución industrial ha alcanzado a la logística y a la cadena de suministro. Este proceso mundial, que ya toca la puerta de muchas empresas, traerá consigo cambios trascendentales en las actividades que actualmente se realizan en los almacenes de la mayor parte de los sectores productivos, así como en sus áreas de distribución.

Uno de estos cambios, si no el más importante pero sí polémico, tiene que ver con una reducción drástica en el número de personas que trabajarán en los almacenes. Para tener una idea de esto último, se estima que en 10 años el 50% del personal de almacenes en el mundo será sustituido por robots, según diversas fuentes de la alemana Miebach Consulting. Sin embargo, también se prevé que los empleados que ahí laboren desarrollen habilidades más complejas y adquieran nuevos conocimientos, y que al interactuar en un entorno completamente automatizado y digitalizado, como ya sucede en algunas industrias de alta tecnología, será mayor la productividad en los almacenes. Pero, ¿cómo se explica esta nueva revolución? ¿Quiénes están adoptando ya estos cambios y de qué forma? Y, ¿qué se puede esperar en un futuro más lejano?

Tras las pasadas tres revoluciones industriales (máquina de vapor y ferrocarril a finales del Siglo XIX; producción en masa a principios del Siglo XX; y, la aparición de las computadoras y el Internet a finales del Siglo XX), esta nueva tiene fundamentos con la llegada del Internet de las cosas (IOT, por sus siglas en inglés), los dispositivos inteligentes interconectados, el análisis masivo de datos (big data), la fabricación flexible (series cortas) y próxima al consumo con in- fluencia directa del consumidor, la geolocalización, los robots, la impresión 3D y los drones; así lo visualiza Joachim Miebach, fundador de la firma consultora.

De lo anterior, los tres últimos puntos tendrán un mayor impacto en los almacenes. Y ya hay quienes han empezado a desarrollar estrategias en este sentido, anticipa Miebach.
Tanto la estadounidense UPS como la alemana DHL, firmas de mensajería, paquete- ría y logística, se encuentran realizando pruebas piloto con drones en sus instalaciones de almacenaje para verificar los estantes más altos y así confirmar inventario, espacio disponible o realizar conteos cíclicos.

“Consideramos que el uso de los drones es muy promisorio para UPS. Esto nos va a ayudar a generar operaciones mucho más eficientes dentro de toda la industria. (En el caso de los almacenes) su uso nos ayudará a mantener ese escaneo de esas partes (altas) sin tener que estarse desplazando por todo el almacén con los montacargas”, considera Alfonso Serrano, Director de Ingeniería Industrial de UPS México.

DHL Supply Chain en México también encontró un uso diferente para los drones. “Básicamente lo que estamos haciendo es la vigilancia periférica del macrocentro (instalado en Cuautitlán Izcalli, Estado de México) que son alrededor de 200 mil metros cuadrados. Sube, hace la vigilancia de todo el perímetro y durante el vuelo manda imágenes en vivo hacia un centro de monitoreo. Esto lo hacemos en un horario de seis a ocho de la mañana. Y la idea es tener un segundo dron que haga la vigilancia por las noches con cámaras infrarrojas o térmicas”, revela Agustín Croche, Director General de la división.

En el terreno de la distribución, ambas empresas se encuentran enfiladas en la “carrera” por establecer nuevos procesos en entregas comerciales de paquetes con el uso de drones. UPS y CyPhy Works, fabricante de estos dispositivos, comenzaron a realizar pruebas para entregas en lugares remotos, de difícil acceso y en situaciones de emergencia, por ahora sólo en Estados Unidos.

Recientemente la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos realizó modificaciones en sus normas que amplían el uso de los drones en actividades comerciales, no sin antes imponer estrictas normas de seguridad para los operadores. Así como UPS y DHL, otras empresas como Amazon esperan que este tipo de regulaciones se extiendan y permitan el uso de estos dispositivos en los países donde tienen presencia, ya que han estado haciendo las pruebas pertinentes para este efecto.

Para el caso de México, en el siguiente periodo de sesiones en la Cámara de Diputados se legislará sobre el tema de drones, aunque Alfredo Rodríguez, Presidente de la Comisión de Transportes anticipa que se encuentran trabajando en dicha iniciativa. Por su parte, DHL ha hecho pruebas con su llamado Parcelcopter, ya de tercera generación. Es un microdron que realiza envíos automatizados desde un Skyport, una estación donde se almacenan los paquetes y estos son trasladados hacia otra estación donde el destinatario recoge su paquete. Estas ensayos se han realizado en zonas alpinas por el momento y se espera pronto llevarlas a cabo en regiones urbanas.

ROBOT DE ALMACEN

La tendencia hacia la innovación y la automatización de los procesos en los almacenes ha llevado a que en ellos ahora operen di- versos robots o que el personal labore con distintos dispositivos con los que se busca mejorar su productividad.

Los robots han sido creados para que realicen actividades de embalaje con- junto (humano-robot) y tareas con valor agregado, como armado, creación de kits, embalaje y servicios previos a la venta minorista. “Tenemos que entender el mercado para saber de dónde viene el crecimiento y qué tipo de productos son exitosos para el futuro”, precisa Scott Allison, Senior VP Technology Americas de DHL Costumer Solution & In-novation (CSI).

A su vez, la firma de productos de consumo PepsiCo inauguró recientemente en México su mayor centro de distribución en América Latina, con 21 mil metros cuadrados. Ahí instaló 10 grúas totalmente automatizadas que desplazan hasta 250 tarimas por hora o mensualmente cuatro millones de cajas y 14 mil 500 toneladas.

En esta materia existen ahorros tanto en la densidad de almacenaje, que puede ir en una bodega tradicional entre poco menos de un pallet por metro cuadrado hasta cinco o diez por metro cuadrado, con el uso de mecanismos automatizadas en estas instalaciones, así como “en el costo de la operación en equipos de clasificación automática, que pueden bajar el costo entre un 15 o 20% de por caja pickeada o por caja preparada con sistemas más automatiza- dos como un clasificador automático”, identifica Jorge Ribas, Director General de Miebach en México.

Hoy 80% de las operaciones que se realizan en los almacenes se ejecutan de manera manual, debido a su complejidad, según el In- forme de Tendencias de DHL titulado “La robó- tica en la logística” publicado recientemente.

Sin embargo, la tendencia se inclina hacia la automatización y digitalización. En parte este cambio es impulsado por distintas razones, una de ellas, por ejemplo, es que en la Unión Europea existe una legislación marco que limita a que una persona realice un esfuerzo físico no mayor a las 10 toneladas (medido por el peso total de la mercan- cía que tenga que desplazar de un lugar a otro en su día laboral), desde las 15 o 20 toneladas actuales.

No obstante, “todavía no se ha inventado ningún robot capaz de copiar la mano humana con todas sus capacidades de sensibilidad y agarre, por lo que la industria de la robótica deberá trabajar mucho y mejorar los sistemas de reconocimiento, sensores y sujeción de productos. Asimismo, deberá reducir las inversiones mediante la estandarización y la producción masiva de robots”, concluye Miebach.

Aunque sea un hecho que la llegada de los robots en los almacenes provocará la eliminación de algunos puestos de trabajo también generará otros relacionados con su fabricación, puesta en marcha y mantenimiento, por lo que la apuesta actual se encuentra en la adquisición de los conocimientos y habilidades necesarias para ingresar a esas plazas laborales.