La logística en la vida de un universitario


Por: Eduardo Segovia (Columna PG)

Los cambios representan el final de una etapa y el inicio de otra, y para un estudiante, el inicio y final de la etapa universitaria marcan “cambios” fundamentales que definirán gran parte de su futuro.

Como estudiante de comercio exterior, pude notar desde los primeros días que una fuerte motivación en varios de quienes deciden entrar a esta y otras carreras, es la expectativa de obtener ganancias económicas altas y rápidas. Sin embargo, para obtener verdadero éxito se necesita esclarecer objetivos y consecuencias, claro que se desea ganar buen dinero como consecuencia de nuestro trabajo, pero si ese es nuestro único “objetivo”, al lograrlo ya no buscaremos desarrollarnos, o si no lo logramos probablemente intentemos abandonar el camino que tomamos o alcanzarlo por cualquier medio.

Contrario a lo anterior, la satisfacción y mejora personal y profesional constante pueden ser objetivos prácticos y realistas en una carrera con muchos campos de desenvolvimiento como el comercio internacional. Como el proceso aduanal y logístico, organismos públicos y privados de fomento comercial, asesorías a cualquier empresa con operaciones internacionales, además de la investigación y docencia.

En este aspecto, Nuevo Laredo es una capital aduanera y de comercio exterior por excelencia, en ella se realizan cientos de diversas operaciones al día que, con sus particularidades, hacen que se genere el conocimiento necesario para que existan varios expertos en el área, como muy probablemente en ninguna parte de Latinoamérica. Por lo que estar en esta ciudad te ofrece una gran oportunidad de ser un profesionista completo y actualizado.

Dentro de esta capital aduanera existe una empresa, reconocida por muchos como punta de lanza en servicios logísticos: Palos Garza. Empresa que constantemente busca la innovación y continúa trabajando para un crecimiento internacional, basado en el fortalecimiento de su capital físico, tecnológico y especialmente el humano, a pesar del gran nombre a nivel nacional que ya se ha formado desde hace tiempo.

En este contexto logístico y aduanero aparentemente “utópico”, fue mi desarrollo como estudiante universitario de comercio exterior, que inició con gran entusiasmo observando a familia, amigos y profesores disfrutar de este medio, y que se incrementó al disfrutarlo por cuenta propia.

Emprender esta carrera me permitió abrir mi mente a temas logísticos, aduaneros, legales, comerciales y sociales, profundizar en su investigación y con ello disfrutar grandes experiencias como asistir a congresos y foros del área, exponer temas en algunos de ellos, presentar una investigación en una universidad de Estados Unidos, ser invitado a dar una exposición de caso en una universidad local, y tener la gran responsabilidad de coordinar la organización un foro de comercio exterior, que gracias al buen trabajo de mis compañeros, resulto en poder reunir a representantes importantes del ámbito público, privado y académico.

En la actualidad me desempeño profesionalmente en Palos Garza, la empresa que me abrió las puertas al inicio de mi carrera para descubrir el diario vivir de la operación logística y que, rumbo al final de esta, me dio todo el apoyo para organizar un foro. Hoy observo desde el interior la grandeza en todos los sentidos de la empresa, el interés personal para con sus colaboradores y el deseo constante de hacer las cosas bien y mejor.

Puedo concluir que esta experiencia grata no está lejos de ser repetida o mejorada por ningún estudiante, pues el entorno brinda las oportunidades de alcanzarlas a solo un buen esfuerzo de distancia. Mi deseo es seguir aprovechando todas las oportunidades de aprender, mantenerme actualizado, ser un profesional completo y llegar a ser un experto en comercio internacional. Mientras tanto, no tengo duda: estoy en el lugar correcto para lograrlo y disfrutar del camino.